TOXINA BOTULÍNICA

botox.jpeg

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La aplicación de la Toxina Botulínica es un tratamiento cosmético para corregir las líneas de expresión (arrugas) que se presentan en la frente, alrededor de los ojos y alrededor de la boca, las cuales se producen cuando hacemos gestos. Los músculos de la cara se contraen con estos gestos y con el paso del tiempo se producen las líneas de expresión profundas como por ejemplo las llamadas “ patas de gallina”. 

La toxina Botulínica es inyectada directamente en el musculo lo cual produce una parálisis reversible de éste, generando una expresión rejuvenecida y agradable sin alterar la expresión natural de la cara. 

Otro uso de la Toxina Botulínica es para el tratamiento de la hiperhidrosis (sudoración excesiva) en las palmas de las manos, en las plantas de los pies y en las axilas.

El efecto de la Toxina Botulínica es temporal y por lo tanto se requieren aplicaciones periódicas para mantener los efectos deseados.